Griezmann echa la culpa de que sus números no sean lo esperado al sistema defensivo de Simeone