Griezmann, convencido de que puede sentarse a comer en la mesa de Messi