Un gran Nadal escapa a los tiros de Haase