La barbaridad del fin de semana: le golpea con el stick en la cabeza en pleno partido