Bruno Fernandes baja un balón de Bernardo Silva y fusila al portero de Luxemburgo por el palo corto (0-1)