Dani Martín coloca el tercero del partido con una gran sutileza