El presidente del Gobierno manifiesta su oposición a que el Girona-Barcelona se dispute en Estados Unidos