Contradicciones en el Barça con Halloween: de la huída de Piqué, al perdón de Iniesta