George Clooney, al frente de un grupo de inversores interesados en comprar el Málaga