La salida de Gareth Bale al fútbol chino se encuentra en punto muerto