El futuro de Valverde está en el aire: tiene el apoyo del vestuario pero no el de gran parte de la directiva