El futuro de Guardiola sigue sin aclararse