Los futbolistas de Suecia destrozaron la mesa de los periodistas tras la clasificación