Según el diario Bild, los futbolistas rusos esnifaron amoniaco para mejorar su rendimiento ante España y Croacia