El Zaragoza vuelve a sonreír