Aranda, un trotamundos que quiere irse del Zaragoza