Las dudas vuelven a la portería: De Gea está tocado pero con ganas de levantarse