La clave de la victoria del Celta: rotaciones, energía y trabajo