El vestuario está volcado con Zidane: sencillo, directo y da la cara por los jugadores