Jordi Alba quiere la Copa