Asi vivió la semifinal Unai Emery