Los jugadores del Valencia, recibidos como héroes al llegar a la estación por su afición