La ilusión se dispara entre los aficionados chés con el nuevo Valencia de Peter Lim