El partido de Soldado con los nervios a flor de piel