El Valencia y el valencianismo, indignados por la desigualdad de trato recibida