El Valencia no da opción a la sorpresa