En Valencia lo tienen claro: "Gayá no se toca"