El Valencia de Pizzi demostró ante el Atlético de Madrid que va hacia delante