El Valencia necesita guerreros como Oriol Romeu para enfrentarse al Barcelona