El Valencia sigue vivo a pesar del baño