Soldado y Canales, los herederos