La Real hace florecer pañuelos en Mestalla