Pizzi se las tuvo tiesas con el cuarto árbitro