Mestalla volvió a vibrar con el Valencia