Mestalla fue una fiesta con la goleada del Valencia y el público terminó haciendo la ola