Guaita mantiene con vida al Valencia