Gago y Feghouli, las dos caras de la moneda ché