Banega, del escándalo al partidazo