Mestalla cambia los pañuelos por aplausos