Topal honra al fútbol en un duelo mediocre