En el banquillo, con Emery