Mestalla aparca los problemas con una fiesta