La Copa significa para el Valencia una gran oportunidad de olvidar su situación en Liga