Negredo y Soldado, vidas gemelas