El vacile de Ibra: se encara con un jugador y le mira la espalda para saber su nombre