El último reto de Cristiano: toques con una pelota de tenis y encestar en un cubo