Las tres claves del Real Madrid para parar a Leo Messi: no cometer faltas al borde del área, no perderle de vista y no darle espacios