Un tremendo error del portero del Zaragoza abrió la cuenta de la exhibición del Girona