La fugaz transformación del Real Madrid: de las cenizas a la fiesta blanca