El niño que da toques con lo que le echen: de un balón de rugby a un cubo de rubik